Skip to content

¿Qué nos dice la correlación sobre Grecia?

27 junio, 2011

Simple y contuntende, el análisis lead-lag -muy usual en finanzas- nos indica la precedencia temporal de un evento sobre otro (nunca, jamás de los jamases, encontraremos con estadística las causalidades, en sentido estricto).

Pues bien, el caso aquí es tratar de entender el funcionamiento estructural de la economía de la República Helénica, como se sabe, en el ojo del huracán de la crisis europea. En dos palabras, nos interesa ver las dinámicas referidas al Producto Bruto, el Balance de Pagos, la Deuda Pública (consolidada), el Tipo de Cambio (real efectivo, deflactado por los costos laborales unitarios)  y el peso de Costos Laborales Totales (nominales, ajustados por días laborables).

En particular queremos analizar qué tanto puede sostenerse la versión que ubica en el origen de la crisis al desmanejo fiscal (“gobiernos irresponsables”). Veamos el coeficiente de correlación de Pearson:

TCR Costo Lab Deuda Pub
PBI 0,780 0,874 0,885
BP -0,420 -0,374 -0,555
Deuda Pub 0,818 0,717 1,000

Como se aprecia, no hay relación estadística entre el balance de pagos y tipo de cambio, costos laborales o deuda pública. Mientras la misma y el producto se mueven estrecha concordancia con el la tasa cambiaria y el costo del trabajo.

Veamos el análisis lead-lag entonces:

1° El incremento de los costos laborales totales precede en 2 trimestres un alza del tipo de cambio real efectivo.

2° El alza del tipo de cambio real efectivo antecede en 3 trimestres a un incremento en la deuda pública total y del PBI a los 5.

3° El crecimiento del PBI se ve acompañado por un resultado negativo del Balance de Pagos entre un año y un año y medio después.

CONCLUSION

El problema no es la “voracidad” del Estado griego, sino el desbalance provocado entre tipo de cambio y costos laborales. ¿Los trabajadores griegos tienen la culpa? No, el límite griego está en el Euro, que no permite al país adaptar su política cambiaria a la trayectoria de la estructura productiva. El crecimiento de los costos del trabajo aprecia el tipo de cambio, que a su vez impulsa el producto a costa de incrementar la deuda pública.

El tipo de cambio más bajo y el crecimiento del PBI conducen finalmente a una situación externa insostenible. En contra de la visión (ortodoxa) más difundida, el problema de Grecia no es fiscal, sino externo.

 

Datos: Eurostat

Juan Gelman: La economía es una ciencia

25 junio, 2011

En el decenio que siguió a la crisis
se notó la declinación del coeficiente de ternura
en todos los países considerados
o sea
tu país
mí país
los países que crecían entre tu alma y mi alma
de repente duraban un instante y antes de irse
o desaparecer dejaban caer sábanas
llenas de nuestros sexos
que salían volando alrededor como perdices.
¿Quiere decir que cada vez que hicimos el amor
dejábamos nuestros sexos allí,
y ellos seguían vivitos y coleando como perdices suavísimas?
Qué raro, mirá que lavábamos las sábanas
con subordinación y valor
para que los jugos de la noche pasada
no inauguraran el pasado
y ningún pasado pusiera una oficina entre nosotros
para ordenarnos el hoy
porque el alma amorosa es desordenada y perfecta
tiene mucha limpieza y lindura
se necesita todo un Dios para encerrarla
como le pasó a Don Francisco
que así pudo cruzar el agua fría de la muerte.
Es bien raro eso de nuestros sexos volando
pero recuerdo ahora que cada vez que yo entraba en tu sexo
y me bañaban tus espumas purísimas con impaciencia
y dulzura y valor
me parecía oír un pajarerío en el bosque de vos
como amor encendiendo otro amor,
o más, es cierto que cada vez nuestros sexos resucitaban
y se ponían a dar vueltas entre ellos
como maripositas encandiladas por el fuego
y se querían morir de nuevo
buscando incesantemente la libertad
y había un país entre la vida y la muerte
donde todo era consolación y hermosura
y no poseíamos nuestro corazón
y nuestros sexos se perdían como almas en la noche
y nunca más los volvíamos a ver para entender
estudio los índices de la tasa de inversión bruta
los índices de la productividad marginal de las inversiones
los índices de crecimiento del producto amoroso
otros índices que es aburrido hablar aquí
y no entiendo nada.
La economía es bien curiosa
al pequeño ahorrista del alma lo engañan en Wall Street
los sueldos de la ternura son bajos
subsiste la injusticia en el mercado mundial del amor,
el aprendiz está rodeado de nubes que parecen elefantes,
eso no le da dicha ni desdicha
en medio de las razones
las redenciones
las resurrecciones.
Se lleva el alma a la nariz para sentir tus perjúmenes
estoy viendo volar los pajaritos que te salían del sexo
mejor dicho
de más allá todavía
de todo lo que valías
o brillabas
o eras
y dabas como jugos de la noche.

Burguesía nacional

26 octubre, 2010

La burguesía no puede existir, si no es revolucionando permanentemente los instrumentos y los medios de la producción, que es como decir, todo el sistema de la producción y con él todo el régimen social

Marx y Engels

“Estos, no otros, son los que tenemos”. Me dijeron hoy discutiendo el carácter de nuestra burguesía nacional. Claro, desde el Manifiesto Comunista uno está esperando a esos tipos que vengan a despegar las fuerzas productivas de nuestro bendito país.

Sin embargo no aparecen. Por el contrario, aparecen de los otros.

La pregunta es ¿Qué hacemos? ¿Los reformamos, inventamos nuevos o los sacamos del medio?

La pregunta siguiente es ¿Quiénes lo van a hacer? ¿Podemos confiar en la construcción estatal del sujeto del desarrollo?

La discusión se puede rastrear a Quesnay y sus “leyes naturales” versus Colbert y la construcción y defensa del Estado-nación.  Sin embargo como sabemos desde Gramsci “Estado (ampliado) = sociedad política + sociedad civil”, con lo cual la situación se complica.

“Estos que tenemos” no son la clase progresista que nos van a sacar del atraso. La cuestión entonces pasará por preguntarse ya no cómo nos desarrollamos sino más bien cómo fundamos un patrón diferente, en el que -por ejemplo- el centro de la vida no esté en el valor de cambio sino en el de uso.

Por lo pronto, un “programa de mínima” debería al menos alertarnos sobre qué hacer con los cantos de sirenas chinas que comienzan a escucharse. ¿Otra vez palacetes en la pampa y vacas viajando a Europa en primera?

Todo esto no invalida que mañana no nos preocupe la inflación o qué va a ser de River. Ya iremos viendo que nos trae el futuro, “noticias de ayer” seguro.

Presentación

22 octubre, 2010

But I just had to look / Having read the book

Lennon / McCartney

 

Qué extraño escribir esto sabiendo (intuyendo) que nadie lo va a leer. En todo caso se tratará de una presentación para mí. En sentido coloquial y hegeliano: Quizá sirva para reconocerme como amo de este blog. Espero que el esclavo no me mate (demasiado pronto, al menos).

No pretendo más que ventilar las curiosas ideas -a veces no tanto- que se me ocurren al filo de la madrugada, cuando el sueño no aparece y la desesperación por tener que levantarme temprano al día siguiente se encuentran en contienda sin par.  O cuando el aburrimiento puede más que mi seriedad en el bondi, en el banco, en el ascensor.

Ideas con pocas pretensiones de cientificidad a ultranza, que van sin solución de continuidad desde la Economía Política a la poesía gauchesca, pasando por Bach, Cortázar o el Eternauta. Digamos, charlas de entre mates en la plaza y no mucho más.

Con esta anti-ruta es bastante difícil saber a dónde llegaremos. Supongo que el tiempo lo dirá. Sino lo golpearemos hasta que hable.

He dicho. He comenzado a decir. Vamos bien.